Todo Sobre La Vida Sana!

JILÓ: ¡el amargo que hace bien! Ver Beneficios, Contraindicaciones y la Receta del Té

El jiló muy confundido como legumbre, en realidad, es un fruto, pariente de la berenjena, del pimiento y del tomate, pues pertenecen a la misma familia vegetal denominada Solanáceas.

Este fruto tiene muchas propiedades nutricionales y terapéuticas.

En esta materia vamos a saber más sobre:

  1. Componentes nutricionales
  2. beneficios
  3. Formas de consumo
  4. Receta de té de jiló con piña
  5. Contra indicaciones
  6. conclusiones

1. LOS COMPONENTES NUTRICIONALES

  • vitaminas A,
  • C
  • y del complejo B
  • Minerales de calcio,
  • potasio
  • fósforo,
  • hierro y
  • magnesio
  • además de los componentes bioquímicos llamados flavonoides.

El valor calórico del jiló es bajo, una porción de 100 gramos, posee cerca de

  • 38 calorías,
  • 1.37 gr de proteínas,
  • 1 gr de grasas,
  • 7 gr de los carbohidratos y
  • 2, 8 gr de fibras.

El jiló posee gran cantidad de agua en su composición.

2. LOS BENEFICIOS DEL JILÓ

Los componentes nutricionales del jiló y sus efectos benéficos sobre varios órganos del cuerpo humano, promueven la mejora de los siguientes problemas de salud y funcionamiento de nuestro organismo:

  • problemas hepáticos
  • trastornos del hígado
  • exceso de colesterol malo
  • dispepsia biliar
  • obesidad
  • anemia por falta de hierro
  • mal aliento
  • diabetes
  • presión de vientre
  • problemas digestivos, entre otros

Bueno, con tantos beneficios, vale la pena degustar el sabor amargo del jiló, ¿no?

3. FORMAS DE CONSUMO

El jiló puede formar parte de nuestra dieta alimentar de varias maneras, y sorprendente, a pesar del sabor amargo, de forma sabrosa, vean algunas sugerencias:

  • como la ensalada, el jiló, picadito templado con limón, aceituna picada, cebolla, cebolla, ajo y aceite de oliva es un buen acompañamiento de platos en las comidas;
  • Frito y rehogado con tomate, perejil, ajo y cebolla también es una opción simple para componer nuestras comidas;
  • El jiló triturado, utilizado en forma de harina, se convierte en un ingrediente en la utilización de varias recetas, desde dulces hasta saladas.

CÓMO TIRAR EL AMARGO DEL JILÓ

Si, aún así el gusto del jiló no es muy atractivo para consumirlo se puede disminuir su sabor amargo utilizando el siguiente procedimiento;

  • Corte el jiló en rebanadas o al medio, las envuelva en sal, déjelas escurriendo en un tamiz o escurridor de macarrones, por cerca de media hora.
  • Después de esto lave bien, seque con papel toalla y, después de eso, puede usarlo para su consumo. La sal disminuye el gusto el amargo del jiló.

JARDÍN PARA EMAGRECER

Y para quien necesita adelgazar, de una manera saludable y disminuir el exceso de apetito, tenemos una receta de té de jiló con agua de la cáscara de la piña que, dicen, funciona! ¿Quiere probar? Vea la receta abajo:

4. TÉ DE JILÓ CON ABACAXI

ingredientes:

  • Cáscara de 1 piña
  • 9 jilós
  • 1 litro de agua

Como hacer:

  • Lavar bien las cáscaras de piña y el jiló y colocar en 1 litro de agua para hervir por 15 minutos.
  • Coe y, coloque en una jarra de vidrio, para mantener mejor los principios activos.
  • Guarde y conserve en nevera, hasta consumir todo el té.

Sugerencia de consumo:

Beba el té a lo largo del día.

Mejor consumir el mismo día, pues con el paso del tiempo los principios activos y nutrientes contenidos en el té van quedando alterados.

objetivo:

Función antioxidante, adelgazante, digestiva, restauradora y fortalecedora.

Bueno, vimos los diversos beneficios del jiló, pero, también, vamos a conocer sus maléficos que sólo ocurrirá cuando se utilice de manera inadecuada:

5. LOS CONTRAINDICACIONES DEL JILÓ

Es contraindicado para personas que tienen exceso de hierro en el organismo y no lo eliminan con facilidad, por eso deben consumir el jiló con moderación, pues pueden ocurrir trastornos como:

  • diarrea
  • vómitos y trastornos hepáticos
  • diabetes y problemas cardíacos

6. CONCLUSIONES

Y, para finalizar, podemos afirmar que no todo lo que es amargo, nos trae insatisfacción, pues, el jiló es la prueba de ello, ¿no es así?

Si bien utilizado y preparado, el jiló, es bueno, nutritivo y, hasta, sabroso, y lo que es amargo se convierte en motivo de placer para nosotros, por promover salud y bienestar para nuestro organismo.


Artículos De Interés
Recomendado